Puerto de Pandetrave (1.566 m.) a Posada de Valdeón por Montó,

con ascenso a  Peña Gabanceda (2.044 m.).

Vista sobre el Mapa



Desde la misma carretera parte un camino que,inmediatamente,hay que abandonar saliendo por la derecha,por otro en dirección a la zona donde las pizarras quedan al descubierto;por este nuevo camino ascendemos de forma cómoda hasta lo más alto del cordal.En el trayecto vamos viendo los Picos de la Silla en frente y,al llegar arriba,la Peña Gabanceda y su pedrero, pedrero que no vamos a subir porque nos desviaremos  por los montes de la derecha;para hacer esto hay que mantener la horizontabilidad,sin perder altura,rodeando la vegetación pero sin descender a la vaguada con regato y fondo de hierba que vemos a la izquierda sino,más bien,elevándonos hacia la derecha por monte fácil y alambrada hasta alcanzar un collado a 1946 metros;lo cruzamos por pedrero horizontal (5 minutos) y seguidamente ascendemos por terreno de roca y tierra;en poco tiempo llegamos a la horcada que sirve para alcanzar la cima de la peña.
    La ruta continúa por el Oeste,perdiendo poca altura al principio cruzando la inclinada ladera para luego,entre rocas pero con senda,descender fuerte hasta la arista del cordal,que es la divisoria de aguas de la Cordillera Cantábrica.El mundo de la roca se transforma,de golpe,en lomas de pizarras y areniscas cubiertas de monte bajo y separadas por profundos barrancos;se aprecian claramente,por nuestra derecha unas rectas sendas que en diagonal se dirigen a una zona despejada,a lo lejostambién más lejos todavía,y a la derecha,una verde collada al pie de Peña Guluga y,por último,una de las cabañas que forman la majada de Montó.El secreto de transitar por esta zona reside en no entrar en los barrancos citados sino seguir sabiamente las sendas del ganado,parcialmente tapadas por la vegetación,y teniendo en cuenta que,aquí la línea recta no es siempre la más fácil.
    Continuamos el descenso hasta alcanzar la zona pelada con rocas;sigue una estrecha y pendiente pradera,la atravesamos y,de nuevo en el monte,seguimos perdiendo altura;vuelve a verse la senda,que nos lleva a la izquierda para cruzar el barranco  y siguiendo por lo alto del cordal alcanzamos el collado al pié de la peña Gulugas:esta es buena zona para comer algo.Proseguimos en dirección a la cabaña que,ahora,tenemos muy cerca bajando por zona más bien de tierra hasta cruzar el arroyo Llalambres por donde mejor veamos y ascender hasta dicha edificación;estamos en la majada de Montó,zona particularmente bella.A partir de aquí comienza la pista que nos llevará hasta el final del recorrido.
    El trayecto es cómodo,casi siempre por zona de bosque,con el río a la derecha  y una crestería cuarcítica a la izquierda de la que se desprenden inmensos pedregales;pasamos por la caseta de Bres,dejando a la derecha varias salidas a Santa Marina que ya tenemos a la vista y,después de una serie de curvas muy pendientes,por Prada llegamos a Posada de Valdeón.
   
    


Made with Bluefish HTML editor.

Valid XHTML 1.0 Transitional